Adiós Telescopio espacial Spitzer

La NASA apagará mañana 30 de Enero el viejo telescopio espacial Spitzer. Hoy Spitzer transmitirá los últimos datos científicos que la nave espacial ha recopilado.

Telescopio Espacial Spitzer

Spitzer se lanzó en agosto de 2003 en una órbita alrededor del sol que hace que la nave espacial se aleje gradualmente de la Tierra. La NASA seleccionó esa órbita para minimizar la radiación infrarroja de la Tierra que dificultaría a la nave espacial realizar sus observaciones.

Sin embargo, la nave espacial se ha alejado lo suficiente de la Tierra y se ha vuelto cada vez más difícil operar de manera efectiva. Actualmente Spitzer esta a más de 250 millones de kilómetros de distancia.

Telescopio Spitzer
Ilustración telescopio Spitzer. Fuente : NASA

Aunque la nave todavía funciona bien, cada vez es más difícil operar y es más riesgoso. Comentó Paul Herz, director de la NASA durante una reunión de Astronomía el pasado 23 de Enero.

Jubilación Spitzer

Los controladores apagarán efectivamente la nave espacial, finalizando una misión que comenzó con su lanzamiento en 2003.

“El 30, vamos a poner a Spitzer en un modo de hibernación, será puesto en una “actitud de protección solar” donde permanecerá permanentemente.”

Joseph Hunt, gerente de proyecto del telescopio espacial Spitzer

Agregó que no hay necesidad de “pasivar” la nave espacial en órbita terrestre al final de sus misiones, lo que generalmente implica descargar baterías y ventilar los propulsores para eliminar cualquier fuente de energía que pueda causar una explosión que podría crear desechos que, en la órbita de la Tierra, sería un peligro.

“No hay nada ahí fuera para que Spitzer se estrelle”

Joseph Hunt, gerente de proyecto del telescopio espacial Spitzer

La NASA originalmente planeó cerrar Spitzer a principios de 2019, una decisión tomada cuando el Telescopio Espacial James Webb se lanzaría en el otoño de 2018 y permitiría una transición.

Retraso del próximo telescopio

Cuando la NASA retrasó el lanzamiento de Webb hasta 2021, la agencia decidió extender Spitzer, pero solo hasta 2020, citando las crecientes complicaciones de operar la nave espacial.

Sin embargo, la NASA buscó opciones para extender aún más la misión utilizando fondos externos. En 2017, los funcionarios de la NASA emitieron una solicitud de información en busca de interés en hacerse cargo de las operaciones de Spitzer después de un final de la misión que luego se planificó para marzo de 2019.

La NASA anunció en mayo de 2019 que terminaría Spitzer el 30 de enero, anunciando entonces una fase de “Viaje final” de la misión. El costo total de Spitzer, desde su inicio hasta el cierre, para la NASA es de 1300 millones de dólares.

Spitzer duró mucho más de lo planeado. Cuando se lanzó la nave espacial, tenía una misión principal de solo dos años y medio. La nave espacial agotó su suministro de refrigerante de helio en 2009 finalizando algunas observaciones infrarrojas, pero pudo continuar trabajando en algunas longitudes de onda infrarrojas más cortas.

Sin telescopio espacial hasta Webb

El final de Spitzer deja a la NASA sin un telescopio infrarrojo basado en el espacio al menos hasta el lanzamiento de Webb, seguido del telescopio de reconocimiento infrarrojo de campo amplio a mediados de la década de 2020.

Webb NASA
Telescopio Espacial Webb. Fuente : NASA

Si bien Spitzer se pondrá en hibernación, Hunt dijo que sería realmente imposible volver a encenderlo en algún momento. Parte de eso se debe a la distancia cada vez mayor de la nave espacial a la Tierra y que el sistema terrestre personalizado para operar Spitzer se desmontará después del 30 de enero.

A %d blogueros les gusta esto: