Caminata espacial rayos cosmicos

Los astronautas reparan el detector de rayos cósmicos

Los astronautas de la Estación Espacial Internacional reparan el detector de rayos cósmicos durante una caminata espacial de mas de 6 horas.

Detector de rayos cósmicos

Lanzado a la estación en 2011 a bordo del transbordador Endeavour, el AMS fue construido por un equipo internacional de investigadores. El instrumento está diseñado para desviar los rayos cósmicos de alta energía cargados eléctricamente en una serie de detectores sensibles. El instrumento tiene un coste de cerca de 2000 millones de dólares.

detector de rayos cósmicos
Astronauta Luca Parmitano instalando el detector de rayos cósmicos, AMS durante la caminata espacial del pasado 2 de Diciembre. Fuente : NASA

El objetivo de la investigación es aprender qué sucedió con la antimateria supuestamente creada durante el Big Bang, en igual medida que la materia normal. Los investigadores buscan la naturaleza de la materia oscura invisible que constituye casi una cuarta parte del universo conocido. La «Energia Oscura» parece estar acelerando la expansión del cosmos.

Caminata espacial número 64

Los astronautas realizaron una cuarta caminata espacial el sábado para concluir las reparaciones del sistema de refrigerante en un detector de rayos cósmicos.

El astronauta italiano Luca Parmitano y Drew Morgan descubrieron una fuga en una de las ocho líneas de refrigerante que se empalmaron en un nuevo módulo durante tres excursiones anteriores el pasado Diciembre.

Apretar el conector sospechoso no resolvió el problema. Así que Parmitano intentó una vez más antes de regresar a la cámara de aire de la Estación Espacial Internacional para recuperar un puente y las herramientas necesarias para empalmar si es necesario.

Resultó que la operación de derivación no era necesaria. Cuando revisó el indicador de fuga de la línea de refrigerante número 5 por segunda vez una hora más tarde, la línea roja en un accesorio emergente ya no era visible. Lo que indica que había solucionado con éxito la fuga la segunda vez que apretó el accesorio.

Desde control de la misión informaron a Parmitano y Morgan que siguieran adelante con el trabajo para volver a instalar el aislamiento que se retiró antes para obtener acceso al sistema de enfriamiento del instrumento.

AMS diseñado para operar tres años, lleva ocho funcionando

Originalmente diseñado para operar por solo tres años, el AMS marcó ocho años de operación antes de ser dejado de lado por las fallas secuenciales de cuatro bombas de refrigerante de dióxido de carbono. El sistema de refrigerante es lo que permite que los detectores AMS alcancen los niveles de sensibilidad requeridos.

El AMS no fue diseñado para recibir servicio en el espacio, lo que hace que el trabajo sea particularmente desafiante. Pero durante las caminatas espaciales del pasado 15 y 22 de Diciembre y otras mas el 2 de Enero, Morgan y Parmitano abrieron el AMS, quitaron el aislamiento, cortaron ocho líneas de refrigerante, instalaron el nuevo módulo de bomba y empalmaron las líneas de refrigerante nuevamente en su lugar.

Se diseñaron accesorios especiales para abrirse ligeramente, revelando una línea roja si la presión interna indicaba una fuga. Y eso fue lo que vio la tripulación cuando revisaron la línea No. 5 el sábado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.