Texto alternativo

La basura espacial: Un problema creciente

[B]ases de cohetes, viejos satétiles, trajes espaciales y una larga lista de desechos orbitan alrededor de la Tierra formando un campo de basura cósmica cada vez más numeroso.

Son millones los objetos que vagan por el espacio orbitando a velocidades de vértigo, la mayoría de éstos se encuentran en dos zonas: a unos 400 km de altura, en la órbita terrestre baja y a 35.800 km en la órbita geoestacionaria.

El telescopio Fermi ajustando su órbita. NASA/CI Lab

El gobierno de Estados Unidos monitoriza la órbita de 23.000 objetos que son del tamaño de una pelota de béisbol o más grandes, cuando detectan, con superordenadores, que pueden entrar en contacto con un satélite, varían la órbita de éste con la ayuda de propulsores para evitar no sólo los costosos daños que se producirían en el mismo, también por el llamado síndrome de Kessler: una serie de colisiones orbitales en cascada creciendo exponencialmente que pueden generar un anillo de basura espacial alrededor de nuestro planeta limitándonos el acceso al espacio durante cientos de años.

Simulación del síndrome de Kessler. Shutterstock

El impacto de un objeto de 0.63cm en el transbordador espacial Endeavour, el orificio de salida es el doble de grande. NASA

Se sabe que existen en torno a otros 650.000 objetos muy pequeños, incluso de menos de 1 centímetro, volando a más de 28.160 km/h, aproximadamente 10 veces la velocidad de una bala, que no pueden ser monitorizados pero que son igualmente peligrosos ya que resultarían mortales si impactaran contra un astronauta realizando una caminata espacial en alguna misión, incluso provocar daños graves en estaciones espaciales. La película Gravity de Alfonso Cuarón relata muy bien este problema y los riesgos a los que se tienen que enfrentar los cosmonautas. Aunque la probabilidad de que uno de estos objetos impacte es extremadamente baja, ya que se han producido incidentes de este tipo, por ejemplo en el transbordador espacial Edeavour.

Escena de la película Gravity. Warner Bros

La creciente problemática preocupa a la NASA que ya está buscando soluciones para ir eliminando desechos de la órbita terrestre. Uno de los planes que está cogiendo más fuerza se llama Brane Craft y consiste en enviar una nave con forma de lámina ultrafina para capturar los objetos que sobrevuelan y empujarlos hacia la atmósfera donde se desintegrarían. De momento se encuentran con dos problemas: El primero es encontrar un material que pueda ser resistente a las balas y el segundo es la radiación, su delgadez y electrónica es posible que no resista las hostiles condiciones del espacio.

La posible nave del proyecto Brane Craft para recogida de basura espacial. NASA

 

Una respuesta a “La basura espacial: Un problema creciente”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.