El negocio de la minería en el espacio.

[L]a minería es una de las actividades económicas más antiguas de la historia de la humanidad. Desde la prehistoria el hombre ha usado piedras, cerámicas o metales para la fabricación de herramientas o armas y para obtener estos materiales ha excavado el interior de las montañas o la superficie de éstas hasta incluso cambiar por completo la morfología de las mismas. Hoy este sector está en declive, por lo menos en el mundo occidental, ¿o deberíamos decir: Cambiando?

En el espacio millones de objetos rocosos orbitan alrededor de la tierra y ya hay empresas dispuestas a sacar partido de lo que pueden ser nuevos mundos vírgenes repletos de minerales. Planetary Resources, Inc. o Deep Space Industries son las dos principales compañías que trabajan para la extracción de asteroides, los principales recursos que planean conseguir se utilizarían para construir más proyectos espaciales, hábitats para futuros astronautas, matrices de energía solar y combustible para cohetes.

Otro elemento que buscan estas empresas en los asteroides es el agua, sobra explicar las aplicaciones que puede tener el hidrógeno o el oxígeno en el espacio, en un hábitat así, su valor sería incalculable.

Ahora vienen las cuestiones legales; en 1967 se firmó el tratado internacional sobre el espacio ultraterrestre que prohíbe a cualquier nación reclamar un territorio soberano en el espacio, por lo tanto, un planeta o asteroide nunca podrá ser tuyo aunque hayas sido el primero en llegar. El 25 de noviembre de 2015 Barack Obama firmó la Ley de Competitividad de la Ley de Espacio Comercial de los EE. UU que afirma, entre otras cosas, que cualquier ciudadano norteamericano que saque una fracción de un antiguo bloque de asteroides es dueño de esa fracción, legalizando, de esta manera, la minería en el espacio aunque, de momento, en exclusiva para ciudadanos norteamericanos.


Déjanos tus opiniones o comentarios a continuación y no dudes en seguirnos en Facebook Twitter.

Compartir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.